Inicio » Blog » General » Los valores fundamentales de la Facilitación.

Los valores fundamentales de la Facilitación.

Valores

En “Enfoque sistémico, holístico y sostenible de un grupo” abordaba la NO neutralidad de la disciplina de la Facilitación y cuáles eran los marcos teóricos desde la que actúa. En esta entrada quiero hablar sobre cuáles son los valores principales sobre los que se fundamenta la Facilitación.

Deberíamos empezar definiendo qué son los valores. Más concretamente qué entendemos por valores humanos. De forma genérica, la palabra valor viene definida por la RAE con diferentes acepciones. Aún así no todas ellas están vinculadas al sentido que concuerda con este tema. De hecho, si buscamos “valores humanos” en el diccionario de la RAE no aparece ninguna definición específica.

Documentándome para este artículo he encontrado esta definición de valores humanos que me parece bastante acertada.

“Se conoce como valores humanos al conjunto de virtudes que posee una persona u organización, que determinan el comportamiento e interacción con otros individuos y el entorno. Estos abarcan todas aquellas acciones que se consideran como correctas. En ese sentido están relacionados con los valores morales, que son aquellos que regulan la conducta de los individuos. Asimismo, los valores morales se corresponden con los valores éticos y los valores sociales. Estos en su conjunto, constituyen las reglas establecidas para lograr una convivencia saludable en la sociedad. Por lo tanto son aquellos que establecen y regulan las acciones de las personas, sobrepasan cualquier barrera cultural y su finalidad es que las virtudes del ser humano se destaquen por generar el bienestar general e individual.”

Aun así, no coincido del todo con esta definición. En mi opinión, los valores humanos están directamente relacionados con la cultura de cada sociedad y del momento y proceso histórico que transitan. Por lo tanto, determinados por esta. Por eso tacho esa pequeña frase en la definición.

Obviamente existen infinidad de valores que podríamos enumerar: la honestidad, la responsabilidad, el respeto, la tolerancia, el agradecimiento, el amor, la solidaridad, la libertad, etc. El grado de relevancia de los mismos va a venir determinado por el enfoque y el peso que les demos. Por consiguiente es muy difícil ordenarlos jerárquicamente. ¿Qué es más importante, la libertad o el respeto? ¿la tolerancia o la honestidad? Podríamos pasarnos la vida discutiendo sobre esto y creo que no llegaríamos a una conclusión al respecto.

Sin embargo, puede resultar muy interesante para una organización establecer unos valores de referencia que sirvan de marco desde el que se quiere trabajar. Una de las tareas que solemos plantear cuando “aterrizamos” en una organización suele ser esta. Para ello, partiendo de los valores que son importantes para cada una de las personas, concretamos los que de forma colectiva se consideran importantes para todo el grupo.

Volviendo entonces al principio, ¿cuáles son los valores de referencia de la Facilitación?

Los básicos, los que son imprescindibles y nos dan ese marco de actuación, serían los siguientes:

  • Igualdad: Todas las voces que hay en el grupo son valiosas. Se propicia darles espacio para su expresión. Por insignificantes que puedan parecer, todas tienen algo que aportar. Poseen una parte de la verdad. También el rol de la facilitación es una voz más en el triple juego de gestionar, compartir conocimientos y aprender al mismo tiempo.
  • Diversidad: Se contempla la diversidad del grupo como una gran riqueza. Las diferencias, lo diferente, generan tensiones y conflictos y aún tiempo, son un potente elemento de transformación y crecimiento grupal y personal.
  • Cooperación: Se potencia la colaboración en vez de la competición. Se promueve el trabajo conjunto para alcanzar la visión. Se favorece la expresión individual como partes de la expresión colectiva.
  • Cuidado: Si bien los objetivos pueden ser importantes aun lo son más las personas. Por esto, cuidar y cuidarnos es el eje entorno al cual gira todo lo demás. Buscamos satisfacer las necesidades individuales que estén alineadas con las colectivas. Derivamos las que no lo están, desde la compasión, a ser atendidas en otros grupos y espacios.

Obviamente podrían haber otros muchos valores. No obstante, asumiendo los postulados teóricos de los que hablé en “Enfoque sistémico, holístico y sostenible de un grupo” , si el comportamiento de las personas facilitadoras se acompaña de estos cuatro valores, es más que suficiente para estar bien orientados a la hora de dedicarse a este oficio.

Comparte y suscríbete al blog si te gusta.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.