Disfrutar juntas: base de la cohesión de grupo

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 5,00 de 5)

Muchas veces se nos olvida que disfrutar juntas es la mejor manera de crear cohesión en un grupo. Jugando, comiendo, haciendo senderismo, deporte, meditando, viajando, bailando, podemos reforzar los lazos que nos unen. Es otra forma de conocerse, de verse desde otro lado, de mostrar cosas que habitualmente no afloran en el día a día.

Durante este fin de semana algunas de las personas de Facilitasana nos hemos juntado simplemente para disfrutar juntas. Además, hemos aprovechado para reencontrarnos con compañeras que, por diversas circunstancias, o no están ya en el proyecto, o simplemente sus trabajos las han mantenido alejadas de él.

Lo hemos hecho en un espacio vinculado a nuestra asociación muy estrecha y profundamente, el “Castillo Arrugao” (foto del artículo). Aquí “soñamos” el proyecto juntas al iniciarlo usando la herramienta de Dragon Dreaming y aquí aprobamos los estatutos e hicimos nuestra asamblea formal de constitución de la asociación.

Con este encuentro, no sólo conectamos con las compañeras, sino que también lo hacemos con la historia de nuestro grupo. Ayudamos a las personas que se han incorporado posteriormente a sentirse más identificadas con el proceso que nos ha llevado hasta el momento presente.

Es también una forma de incorporarlas a la propia cultura del grupo. De esta manera, cuando las más veteranas hacemos referencia a hechos pasados, saben de qué hablamos y en qué lugares ocurrieron los hechos a los que nos referimos.

Para cerrar el círculo, estos encuentros lúdicos, que es como los llamamos, están abiertos a la familia y a l@s amig@s. Resulta maravilloso conocer a estas personas tan estrechamente vinculadas a nuestras compañeras y que tanto determinan su vida y cómo son.

Generalmente solemos juntarnos para tomar decisiones, para resolver conflictos, para generar nuevas ideas y para ponerlas en marcha. Pero siendo todo esto necesario, no lo es menos “trabajar” este área de la cohesión e identidad de grupo. Una bonita forma de hacernos sentir: ESTA ES MI GENTE. Estas son las personas con las que me siento vinculado en un proyecto que nos apasiona.

Tras estas jornadas, cuando volvemos a las reuniones “formales”, todo es diferente. No es que las discrepancias desaparezcan, ni que nos disolvamos en un ambiente “happy flower” de paz y amor. Simplemente nos conocemos mejor, los vínculos afectivos son más profundos y desde ahí es mucho más fácil abordar el trabajo.

Vamos creando un poso afectivo que sostiene todo lo demás. Cuando llegan los malos momentos, que siempre llegan, es más fácil reconducir las situaciones y mucho más difícil que los conflictos y diferencias escalen tanto que terminemos haciéndonos daño y generando un grave problema.

No olvidemos que estos espacios son también estructuras de grupo que son tan necesarias como las demás. Si tomamos conciencia de esto y las ponemos en marcha en nuestros proyectos, estaremos contribuyendo a la salud y permanencia de los mismos. Haremos de ellos un lugar de vinculación al que queremos contribuir con nuestro trabajo y aportaciones. Un lugar de pertenencia y crecimiento del que no querremos salir.

Al final, siempre es lo relacional lo que vincula y sostiene a los grupos.

¿Cuánto tiempo hace que no disfrutas con la gente de tu grupo, tu empresa o tu proyecto?

Dedicado a Clara y su hijo Mayek, reina y príncipe del Castillo Arrugao.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: